• CIL Ecuador

Industria láctea ecuatoriana: a la vanguardia de la innovación y tecnología

La adopción de nuevos métodos y maquinaria para procesamiento de alimentos, además de la innovación en los procesos productivos marca el trabajo diario de la Industria láctea formal ecuatoriana. De ese modo, la garantía de salud para los consumidores y la inocuidad en toda la cadena se mantiene


Con el fin de satisfacer las necesidades de los consumidores y cuidar la salud de los ecuatorianos, el sector lácteo trabaja a diario para optimizar sus procesos productivos y llevar alimentos de alta calidad a la mesa de las familias en todo el país. En ese contexto, existen tres ejes en los que la Industria láctea formal centra sus esfuerzos de mejora, sobre la base de la reconceptualización de los modelos de negocio:


-Productos: mejoras o adaptaciones a las nuevas realidades que vive el mundo en torno a las crisis sanitarias, económicas y sociales, así se realizan mejoras técnicas y diseños que optimicen insumos y maximicen la satisfacción del consumidor.


-Procesos: creación o adopción de tecnologías que optimicen al máximo los recursos tiempo, materia prima y que al mismo tiempo reduzcan los impactos ambientales de la actividad productiva.


-Servicios: la innovación social se enfoca a generar nuevas conexiones entre la propuesta de valor de la industria y el colectivo de consumidores de tal manera que se establezcan relaciones por valores compartidos en los cuales el consumidor se identifica con el producto: su filosofía, calidad e identidad.


En los últimos años, los representantes industriales lácteos han trabajado en pos de la incorporación de Blockchain, una tecnología que marca el trabajo de las industrias 4.0 (o de la cuarta revolución industrial) y que permite analizar, controlar, y reducir costos y desperdicios, así como también contar con información precisa en todos los eslabones de la cadena productiva. En el sector arícola, la implementación de esta prometedora tendencia permite incremantar la productividad, evitar fraudes y garantizar seguridad alimentaria asegurando la trazabilidad y sostenibilidad de los productos. De acuerdo con una investigación de InsideBitcoins.com, el 38 % de empresas a escala internacional tienen planes de adoptar soluciones basadas en blockchain en este 2020 y ese número aumentará en los próximos años en su aplicación en diversos sectores incluyendo la agricultura.


La pandemia ha despertado nuevas alternativas en la actividad industrial láctea y por ello el sector trabaja en cinco propuestas para reactivar la industria y evitar la informalidad: mejorar los controles en toda la cadena de producción para que todos los actores reciban un precio justo; revisar los precios para elaborar productos de buena calidad a precios más accesibles, se presta atención especial a los estratos sociales más necesitados; diversificación de productos que se adaptan a tendencias de vida más saludables; impulso e integraación de aplicaciones de entrega a domicilio y automatización de procesos; e internacionalización del sector.


La producción agroindustrial y de innovación (4.0) está tomando cada vez mayor fuerza, en concreto la integración de la tecnología blockchain a la cadena de suministros en el sector lácteo permite que las industrias se diferencien de la competencia puesto que se garantiza y transparenta la trazabilidad y calidad integral de los productos desde su origen hasta la mesa del consumidor, con ello se gana opciones de participación en el mercado internacional, así como en el nacional combatiendo a la informalidad desde las perspectivas de la calidad, la inocuidad y la innovación.

111 vistas0 comentarios