• CIL Ecuador

Lácteos ecuatorianos: con calidad certificada

La industria formal de lácteos cuida cada uno de sus procesos para llevar alimentos nutritivos y de calidad a sus consumidores. Las certificaciones de calidad reconocen los procesos de manufactura de los productos lácteos, y garantizan el acceso a los mercados, las alianzas interinstitucionales y respaldan la salud de los consumidores.


La calidad es un factor estratégico para acceder a los mercados.Una certificación de calidad es la base para que cualquier empresa elabore un sistema que garantice la satisfacción del cliente y la implementación de mejoras. En Ecuador existen dos tipos de certificaciones de calidad:


  • Certificado de calidad para el producto: por ejemplo, el Sello de Calidad INEN (INEN: Servicio Ecuatoriano de Normalización).

  • Certificado de calidad para los procesos y sistema de gestión: por ejemplo, el Certificado de Calidad ISO 9001 (ISO: International Organization for Standardization).


Los certificados de calidad garantizan que los procesos de producción cumplen con los estándares establecidos en una norma concreta, ya sea una Norma Técnica INEN de un Producto Lácteo o la Norma Internacional ISO 9001.


La variedad de productos lácteos hace que la calidad se imponga como uno de los factores primordiales cuando hay que elegir: no solo se trata de ofrecer un producto o servicio que exceda el estándar, sino también de la reputación que se gana por brindar una experiencia al cliente que está por encima de lo que este espera.


El sello de calidad INEN, es el reconocimiento oficial a un producto que se fabrica bajo un sistema que cumple con los requisitos establecidos en una norma técnica de referencia INEN. En cambio, el certificado ISO 9001, se basa en el cumplimiento de los requisitos de la Norma ISO 9001, que es el estándar internacional para Sistemas de Gestión de Calidad (SGC), publicada por ISO (la Organización Internacional de Normalización).


Una certificación de calidad indica la idoneidad de un producto para ser distribuido a las masas de manera segura, garantizando que todo lo que está en su etiqueta es real y que se adapta a las expectativas del consumidor, y la industria láctea formal centra sus esfuerzos en generar productos idóneos que garanticen la seguridad alimentaria y la salud de sus consumidores

48 vistas0 comentarios